Mi foto
Nombre:

Ignatius nació en una granja en las afueras de Florín. Sus principales pasatiempos eran comer panceta y atormentar al muchacho que vivía con él: "Puto inquilino, abrillanta mi silla de montar. Quiero ver mi rostro reflejado en ella."

domingo, febrero 04, 2007

Regresión

Mi madre no se cansaba de recordar una anécdota que, según ella, definía una parte de mi carácter. Parece ser que cierto día, volviendo del colegio en nuestro flamante dos caballos amarillo, yo padecía un leve ataque de hambre. Siempre solícito, procedí a comunicárselo a mi hacedora, siguiendo un discurso parecido a este:

-Mamá, tengohambretengohambretengohambretengohambretengohambre tengohambretengohambretengohambretengohambre tengohambretengohambre.

A lo que ella, siempre paciente, replicó:

-Vale, cariño. Estamos en el coche y no he traído nada. En seguida llegamos a casa.

Mi respuesta no se hizo esperar:

-Tengohambretengohambretengohambretengohambretengohambre tengohambretengohambretengohambretengohambre tengohambretengohambre.

Contrarréplica:

-Ya te he oído, cariño. No me puedo inventar nada de comer. En cinco minutos te preparo la merienda.

-Tengohambretengohambretengohambretengohambretengohambre tengohambretengohambretengohambretengohambre tengohambretengohambre.

-He tenido un día complicado en el trabajo, Ignatius. Te he oído. Por favor, ten un poco de paciencia.

- Tengohambretengohambretengohambretengohambretengohambre tengohambretengohambretengohambretengohambre tengohambretengohambre.

-¿Quieres hacer el favor de callarte?

- Tengohambretengohambretengohambretengohambretengohambre tengohambretengohambretengohambretengohambre tengohambretengohambre.

-Como te vuelva a oír un sólo "tengo hambre" más te voy a cruzar la cara con la Zapatilla.

Lo que son las cosas del condicionamiento operante. Cuando mi madre mencionaba la Zapatilla, la historia se ponía dos puntos por encima de seria. Con resignación, mi mamá proseguía contando el sucedido.

Conseguí que te callaras, pero te situaste en la parte central del asiento trasero, de manera que te pudiera ver perfectamente desde el retrovisor del coche. Sin emitir un sonido seguiste moviendo la boca, repitiendo el mantra: "tengohambretengohambretengohambretengohambretengohambre tengohambretengohambretengohambretengohambre tengohambretengohambre", de una manera aún más molesta y lapidaria, hasta que llegamos a casa. Subiste la escalera continuando tu tortura silenciosa y, al final, te quedaste sin merienda.


El otro día conseguí que un portero de discoteca me hiciera revivir tan simpático suceso, cuando nos amonestó por cantar con alegría y alborozo: "Nada de esto fue un error" del incomparable Coti. Al principio no dimos crédito a lo que nos decía el maromo. Habíamos pagado nuestras exorbitantes consumiciones y estábamos dentro del recinto, con la música a todo volumen.

La cara de mala hostia del armario, nos hizo ver que la reprimenda iba en serio. Me disponía a discutir con el interfecto, cuando tuve una regresión a mi más tierna infancia. Gesticulando en modo tocapelotasespoco, empecé a repasar la letra del himno cotiano, a centímetros del mastuerzo, sin que un nanobelio escapase de mi garganta.

Afortunadamente, el ceporro no había traído la Zapatilla.

7 Comments:

Blogger Carlos said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

6:11 p. m.  
Blogger manolotel said...

No sé si tendrá algo que ver, pero yo, cuando un coche se detiene dejandome cruzar en un paso de cebra(previlegio de las canas) vuelvo la cabeza hacia el conductor y vocalizo sin sonido un "a, ci, a" y los conductores creo que se continuan su marcha un poco más satisfechos de si mismos.

Pero bueno, era una tontería; el jurado no tendrá en cuenta la declaración de este testigo... (Yo creo que esta frase, en su contexto, también es una tontería porque ¿como puede alguien dejar de tener en cuenta una cosa que ha oido, máxime si es verdad?).

Últimamente escribes menos ¿no?

(Este es el mismo comentario que borré antes -debido a que google lo habia publicado con la dirección de mi mail en lugar de la que uso en Blogger-)

6:16 p. m.  
Blogger Ignatius said...

pues sí que estoy escribiendo menos. La inmersión en el jaleo laboral, junto con el factor "se acabó la novedad bloggera", amén de mi sempiterna perrería me están haciendo descuidar un poco todo esto, pero seguiremos siguiendo.

Respecto al jurado no tendrá en cuenta... de acuerdo en que es una tontería. Además reiterativa y plagiada un millón de veces (no creo que su contexto sea otro que una serie de abogados (¿tendrán que pagar derechos de autor?).

7:39 p. m.  
Anonymous elpep said...

Joder Ignatius. No se te habra pegado la vena aventurera que para esas cosas tiene el joven Chinito, ¿no?. Que tocarle los cojones a un mastuerzo de 2x2 tiene sus riesgos si no eres el joven Chinito, que ha llegado a ese estado Zen de "que ni el viento me roce" despues de muchos años de perfeccionarlo.....

9:55 a. m.  
Blogger Ignatius said...

el maromo no era tan grande, pero ya sé que esto no es excusa, querido elpep. Espero que tan sólo haya sido un incidente aislado (sólo el chini puede sobrevivir a este tipo de riesgos más de dos veces en una misma vida). Me pudo la vena macarra...

5:47 p. m.  
Anonymous aspirantae said...

Nada de estoooooo fueeee un eerrooor uuuoooooo; nada, nada de esto uuuuuoooooo; eesseeee solo Paulinaaa, digo Ignatius

11:36 p. m.  
Blogger Ignatius said...

Los errores no se eligen (nos eligen?...) para bien o para mal...

10:45 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

ecoestadistica.com