Mi foto
Nombre:

Ignatius nació en una granja en las afueras de Florín. Sus principales pasatiempos eran comer panceta y atormentar al muchacho que vivía con él: "Puto inquilino, abrillanta mi silla de montar. Quiero ver mi rostro reflejado en ella."

jueves, septiembre 07, 2006

Las siete diferencias

Hoy, en la piscina, me he encontrado con una amiga a la que no veía desde la época de la facultad. La conversación ha empezado de buen rollo, pero ha girado repentinamente cuando me ha preguntado, aludiendo a mi cada vez más cercana calvicie, si me estaba dejando entradas. He respondido, sonriendo, algo sobre estar a la moda. Sin tiempo para la recuperación, me ha soltado un “vaya tripita”, como si estuviésemos jugando a las siete diferencias. Le iba a contestar la consabida barriga cervecera, pero me han entrado ganas de jugar a mí también. Le he hecho un breve comentario sobre el erotismo de la celulitis y una leve alusión al alarmante descenso de su bikini, comparando con otras épocas más turgentes de su vida. Su sonrisa se ha congelado y se ha despedido de mí precipitadamente, aludiendo un ataque de prisa.

Creo que se ha mosqueado.

7 Comments:

Anonymous palantir said...

Pues me va a perdonar pero ese comentario lo eleva automáticamente a la categoría de machista, pseudoprogre, terrorista y envidioso. Creo.

Por no hablar de poco sensible, imagino.

Y políticamente incorrecto.

Que vergüenza, Ignatius.

PD: Recuérdeme que le pida un autógrafo la próxima vez que lo vea.

1:28 p. m.  
Anonymous Araña said...

Palantir creo que no ha entendido el mensaje subyacente.

El señor Ignatius es un hombre sensible a la par que vengativo. Le hieren los comentarios sobre su físico y se defiende atacando. A la señorita en cuestión le hieren los comentarios del sensible como ya ha atacado y se ve deasarmada huye con el rabo entre las piernas.

Ella se ha mosqueado al igual que Ignatius.

2:01 p. m.  
Anonymous palantir said...

Ah, yo pensaba es que el mensaje subyacente era que los comentarios sobre la calva y la barriga cervecera son graciosos y los comentarios sobre la celulitis y las tetas caidas de mal gusto.

Pero yo siempre destaqué por mi falta de sensibilidad y por ser un exégeta de corcho-pan.

Thanks por iluminarme con la interpretación correcta, joven.

2:09 p. m.  
Anonymous elpep said...

La pregunta es clara: ¿tenias alguna intencion/deseo/seperanza de refocilarte (vulgo follar) con la muchacha en cuestion? Si es asi, la hemos cagado.
Si no tenias esa intencion, bien hecho, berberecho. Que se vaya enterando.

Por otra parte, joven Araña: ¿Como es que ella huye con el rabo entre las piernas?¿el rabo de quien?.

2:43 p. m.  
Anonymous Araña said...

Equivoqué la anatomía, con las tetas entre las piernas, ¿no las tenía caídas?

4:13 p. m.  
Blogger Ignatius said...

Veo muchos interrogantes ante una simple anécdota, máxime cuando hace años que no acudo a una piscina. O sea, que, en resumiendo, sí.

3:18 a. m.  
Blogger Ignatius said...

pd: mal que me pese, el único sensible es araña, araña...

3:20 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

ecoestadistica.com